LAS PLAYAS DE FLORIANÓPOLIS

Qué increíble son las playas de Brasil, me encantan porque no son tan calientes como las del caribe ni tan frias como las del Pacífico, es la temperatura perfecta para sentirte fresca después de horas bajo el sol. Como les contaba en mi post anterior, Florianápolis tiene muchas muchas playas, en este post muestro fotos de otras 3 que fueron Juereré, Ingleses y Santinho. La que más me gustó fue Jureré porque la playa era recontra mancita y podias quedarte flotando horas sin preocupación alguna. Algo que lo hacía súper atractivo es que por todos lados venden cosas, ya sean prendas playeras o hasta bikinis…y bueno pues, uno no puede jactarse de haber sido una “garotha” por una semana sin haberse comprado su respectiva tanguita. Obviamente traté de acoplarme por completo a la cultura y como allí nadie te mira con asombro, aproveché y me compré un bikini colaless. Hay de todos los tipos pero siempre son pequeños en la parte trasera ya que allá lo común es este tipo de corte. Lo genial es que puedes hasta pagar con tarjeta de crédito en estos módulos andantes donde cuelgan miles de bikinis. No se tienen que preocupar ni dudar del método de pago, allá todos tienen tarjeteras inalámbricas. Eso de hecho es toda una experiencia. Algo que también me encantó fue que habían un montón de opciones para comer y tomar, venden muchos jugos y tragos (caipirinha para todos!) y hasta hacen parrillas al paso con las mejores carnes, es todo un #win! Y los mejor es que hay muchos clubs en la misma playa donde los turistas van a fiestear, realmente genial.

Por otro lado, la playa Santinho es hermosa para conocer y caminar, tiene unas vistas alucinantes del litoral mezclado con toda la naturaleza verde que se asoma de las rocas, tienes hasta un camino de 2 km para que camines a otras playas, es realmente toda una aventura que yo les recomiendo hacer, eso sí…haaarto repelente.

CATARATAS DE IGUAZU

Si ya llegaron a Brasil, de corazón les recomiendo que visiten las Cataratas de Iguazú, una de las 7 maravillas naturales del MUN-DO. Estas cataratas se extienden en frontera entre Brasil y Argentina y un poco de Paraguay. Si se hospedan en el lado brasilero o en el argentino, no se preocupen, hay tours que los llevan a ambos lados (cosa que recomiendo también, tomar tours en ambos lados). Cada país tiene lo suyo. Si bien Argentina tiene la mayoría de caídas de agua en su tierra, brasil tiene una mejor vista de todas ellas. El lado brasilero es para poder admirarlas mejor y para poder sentir la fuerza de la “Garganta do Diabo”, que es un pánico pero realmente divertido. De todas maneras lleven una muda de ropa con ustedes en sus mochilas, eso incluye otro par de medias y un par de sandalias…uno se moja por completo.

En el lado Argentino les recomiendo de todas maneras tomar en paseo en bote, es la cereza encima del helado de toda la caminata, la recompensa. Ahí también se van a mojar por completo, pero a diferencia del lado brasilero, ahí se acercan un montón a las caídas de agua y terminan mojados cual carnavales con baldaso de agua. Ahí yo les diría que se pongan bikini (si es que van durante el verano) debajo de su ropa y a la hora de subirse al bote se queden solo con el y sus sandalias. Uno realmente se queda asombradísimo con estas hermosuras que se encuentran en el mundo. Esta es la segunda vez que viajo a Iguazú y la verdad que no me arrepiento.

Todas las fotos las tomé con mi iPhone 6

Sígueme en INSTAGRAM @_thevintagekid